Tiroides: anomalías


¿Dónde se encuentra la tiroides?

Es una pequeña glándula de entre 10 y 20 g. que mide entre 4 y 6 cm de alto por 4 cm de ancho. Tiene forma de mariposa, se encuentra en la base del cuello y está en contacto directo con la tráquea, sobre la que se apoya.

¿Para qué sirve la tiroides?

La tiroides fabrica y segrega las hormonas tiroideas a partir de un elemento natural procedente de nuestra alimentación: el yodo.

¿Dónde se encuentra el yodo?

La necesidad de yodo se cubre mediante una alimentación equilibrada compuesta de pescados, crustáceos, huevos y lácteos. Se recomienda usar sal yodada sin abusar, ya sea fina o gruesa.
Algunos alimentos, como los crucíferos (col, coliflor, rábano, nabo) y la soja pueden alterar el funcionamiento de la tiroides, sobre todo, en caso de carencia de yodo.

¿Para qué sirven las hormonas tiroideas?

Las hormonas tiroideas regulan muchas funciones del organismo. Intervienen, especialmente, en la regulación de la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, el tránsito intestinal, el peso, el humor y otras hormonas.

¿Qué signos pueden llamar la atención?

Los síntomas más frecuentes que pueden indicar una actividad excesiva de la glándula tiroidea son: pérdida de peso, irritabilidad anómala, estrés excesivo, sudor, palpitaciones e insomnio.
Por el contrario, existen otros síntomas que indican una tiroides poco activa: fatiga y bajones frecuentes, depresión, estreñimiento, libido baja, intolerancia al frío, humor inestable, caída de pelo, piel seca, uñas frágiles, etc.
Estas disfunciones aumentan su frecuencia con la edad y son más comunes en las mujeres.

¿Cuáles son las anomalías funcionales de la tiroides?

Existen dos tipos de problemas de funcionamiento del tiroides, que dan lugar a anomalías en la producción de hormonas tiroideas.

  • Si la producción de hormonas es insuficiente, hablaremos de hipotiroidismo. Entre otras cosas, puede provocar: aumento de peso, fatiga, caída del cabello, pérdida de memoria, depresión, intolerancia al frío, estreñimiento, sequedad de la piel, etc.
  • Si la producción de hormonas es excesiva, hablaremos de hipertiroidismo. Y puede provocar, entre otros: aceleración de la frecuencia cardíaca, palpitaciones, dificultad al respirar cuando se realiza un esfuerzo, nerviosismo, sudoración, pérdida de peso, etc.

¿Qué provoca este tipo de anomalías?

Algunas enfermedades, algunos medicamentos o el embarazo pueden dar lugar a una anomalía en el funcionamiento de la glándula tiroides. A menudo pueden existir antecedentes familiares.

¿Cómo se diagnostican?

Las disfunciones de la tiroides se traducen directamente en alteraciones en la secreción de hormonas tiroideas. 
Estos problemas de detectan a través del nivel en sangre de la TSH (hormona que estimula la tiroides).

¿Cómo se tratan estos problemas?

En caso de sufrir hipotiroidismo, su tratamiento debe compensar la baja secreción hormonal mediante la toma diaria de hormonas tiroideas (en comprimidos o gotas).
Si tiene hipertiroidismo, el tratamiento está destinado a frenar la producción de hormonas tiroideas. Dependiendo del caso, se utiliza un tratamiento temporal a base de medicamentos antitiroideos, que se podrá combinar con un tratamiento radical, yodo radioactivo o cirugía.

El seguimiento de un problema funcional de la tiroides se basa en el nivel de hormonas tiroideas, sobre todo, la TSH. Para que estos resultados sean lo más fiables posible, es importante administrar siempre la dosis a la misma hora del día y realizar el análisis en el mismo laboratorio.