Osteopenia, más que huesos débiles

La osteopenia es la disminución de la masa ósea ligeramente menor que la densidad mineral ósea considerada como óptima, que de no ser atendida puede convertirse, con el paso del tiempo en osteoporosis.

De acuerdo con las cifras de la Organización Mundial de la Salud, el 15 por ciento de las mujeres entre 30 y 40 años sufre osteopenia. Y aunque esta condición está a la mitad del camino entre el nivel normal de masa ósea y la osteoporosis, los especialistas aseguran que es posible detenerla e incluso reconstituir el hueso debilitado, a través de un diagnóstico precoz y medidas encaminadas a incrementar la calidad de los huesos.

De acuerdo con los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera osteopenia cuando la densidad mineral ósea es menor a lo normal, entre 1 y 2.5 puntos. Cuando la diferencia es mayor a 2.5 puntos, se considera osteoporosis, que a largo plazo puede manifestarse en fracturas de cadera, columna y muñecas, principalmente

Causas de la osteopenia

La densidad mineral ósea máxima en los seres humanos se alcanza cerca de los 30 años, a partir de esa edad comienza la reducción de la calidad de los huesos. Por lo tanto mientras más fortalecidos se encuentre el sistema óseo, más protegido se está de presentar osteopenia u osteoporosis.

Algunas mujeres con osteopenia no necesariamente tienen una pérdida de hueso, sino que su estructura ósea de manera natural es de una densidad baja. Sin embargo, la osteopenia puede ser el resultado de factores como desordenes alimenticios (anorexia y bulimia), problemas del metabolismo (mala-absorción de nutrientes), tratamientos de quimioterapia o radioterapia, uso de esteroides para tratar enfermedades o los cambios hormonales propios de la menopausia.

Los factores de riesgo propios de la osteoporosis, también aplican para la osteopenia, tales como: Antecedentes familiares de fracturas por fragilidad ósea, complexión delgada, actividad física limitada, así como el consumo de bebidas de cola, alcohol y tabaco.

Si sospecha tener osteopenia, existe una sencilla manera de poder identificarla, a través de la realización de una densitometría ósea, estudio que determina la calidad mineral de nuestros huesos.

Huesos fortalecidos

Si tiene osteopenia es fundamental evitar una mayor pérdida de la densidad ósea, a través de cambios en el estilo de vida, como actividad física regular, una alimentación rica en calcio y vitamina D, la ingesta de suplementos, la eliminación de alcohol, el cigarro, las bebidas de cola y la cafeína, es muy probable retardar e incluso evitar llegar a padecer osteoporosis.

Finalmente, si el médico lo indica, existen medicamentos que ayudan a recuperar la densidad ósea, aunque, en general, su uso está indicado principalmente para personas que ya padecen el grave problema de la osteoporosis.

 

Fotos y Videos
Loading images






Bookmark and Share