Estenosis de la válvula aórtica


La estenosis de la válvula aórtica es una reducción de la abertura de la válvula aórtica que aumenta la resistencia al paso del flujo de sangre del ventrículo izquierdo a la aorta.

En Norteamérica y Europa Occidental, la estenosis de la válvula aórtica es una enfermedad que aparece principalmente en la vejez como resultado del desarrollo de cicatrices de la válvula y de la acumulación de calcio en sus valvas. Cuando se debe a esta causa, la estenosis aórtica se inicia después de los 60 años, pero no produce síntomas hasta los 70 u 80. Puede también ser provocada por una fiebre reumática contraída en la infancia. En este caso, la estenosis aórtica se asocia a una enfermedad de la válvula mitral, ya sea en forma de estenosis, regurgitación o ambas simultáneamente.

En los más jóvenes, la causa más frecuente es un defecto congénito. La estrechez de la válvula aórtica puede ser asintomática en la infancia, aunque causa trastornos con el paso del tiempo. La válvula permanece del mismo tamaño, mientras que el corazón se agranda y trata de bombear grandes cantidades de sangre por esta pequeña válvula. La válvula puede tener dos valvas (aorta bivalva) en vez de tres como sucede normalmente, o presentar una forma anormal en embudo. Con el paso de los años, la abertura de este tipo de válvulas se hace difícil porque se vuelve rígida y estrecha por la acumulación de depósitos de calcio.

Síntomas y diagnóstico

Al tiempo que el ventrículo izquierdo intenta bombear suficiente sangre a través de la válvula aórtica estrecha, su pared se va engrosando, lo que provoca un aumento de las necesidades de sangre procedente de las arterias coronarias. Finalmente, el aporte de sangre es insuficiente y, en consecuencia, aparece angina de pecho al realizar un esfuerzo. Este aporte insuficiente puede lesionar el músculo cardíaco, de tal manera que la cantidad de sangre que sale del corazón resulte inadecuada para las necesidades del organismo. La insuficiencia cardíaca resultante causa fatiga y disnea de esfuerzo. Una persona con estenosis aórtica grave puede desmayarse al hacer un esfuerzo porque el estrechamiento de la válvula impide al ventrículo bombear suficiente sangre a las arterias de los músculos, las cuales se han dilatado para aceptar más sangre rica en oxígeno.

El diagnóstico se realiza a partir de la auscultación de un soplo característico del corazón mediante un fonendoscopio, así como las anormalidades en el pulso y en el electrocardiograma, y un engrosamiento de las paredes del corazón en una radiografía de tórax. En caso de angina de pecho, disnea o desmayos, se realiza un ecocardiograma (una imagen del corazón mediante ultrasonidos) y posiblemente un cateterismo cardíaco para identificar la causa y determinar la gravedad de la estenosis.

Tratamiento

En cualquier adulto que padezca desmayos, angina de pecho y disnea de esfuerzo causados por una estenosis aórtica, se debe reemplazar esta válvula quirúrgicamente, preferiblemente antes de que aparezcan lesiones irreparables en el ventrículo izquierdo. La válvula de recambio puede ser mecánica o de cerdo. Cualquier persona con una sustitución valvular debe recibir antibióticos antes de someterse a cualquier procedimiento dental o quirúrgico para evitar una posible infección.

En niños, si la estenosis es grave la operación se debe realizar incluso antes de que aparezcan los síntomas. Es importante empezar el tratamiento de forma precoz, ya que puede producirse una muerte súbita antes de que aparezcan los síntomas. Para los niños, se recurre a la reparación de la válvula mediante intervención quirúrgica y a la valvuloplastia (introducción en la válvula de un catéter con un balón en el extremo, que luego se infla para agrandar la abertura) como alternativa segura y eficaz al recambio de la válvula. La valvuloplastia también se utiliza en los pacientes ancianos debilitados que no pueden ser sometidos a una intervención quirúrgica, aunque la estenosis pueda desarrollarse de nuevo. Aun así, el recambio valvular es, por lo general, el tratamiento de elección para los adultos de todas las edades y además, el pronóstico es excelente.

Fotos y Videos
Loading images






Bookmark and Share